COLUMNAS

Tiempo de opinar Raúl Hernández Moreno

Las redes sociales se incendiaron con el mensaje de que Carlos Canturosas se registró como aspirante a diputado federal por Morena, versión que nadie confirmó. Es posible que sea una fake news, pero de que metió ruido, ¡mucho ruido!, ni duda cabe. Entre los de enfrente, a más de uno le dio escalofríos. Les aterra la sola idea de que CCR aparezca en la boleta electoral, ya sea como candidato a presidente municipal, a diputado federal, a diputado local o incluso como regidor.
Es cierto que CCR enfrenta varios procesos penales y que hay una orden de aprehensión girada en su contra desde hace más de dos años, pero eso no es impedimento para ser candidato a un cargo de elección. Sus derechos políticos están vigentes, hasta en tanto no se le dicte una sentencia condenatoria.

Aún no se olvida que en abril del 2018, Andrés Manuel López Obrador lo invitó a sumarse a Morena como candidato a la alcaldía, y él no quiso. ¿Por qué?, solo él lo sabe.
Como en este país hay simpatía hacia las víctimas del oficialismo, su eventual candidatura sería todo un agasajo. Hay quien aventura que aún sin hacer campaña, sin cruzar la línea divisoria entre los dos Laredos, CCR ganaría una elección. Eso tendría que verse en la práctica, pero es indudable que sería un buen candidato para Morena, porque no en balde hasta ahora tiene el record de ser el alcalde más votado en la historia de Nuevo Laredo, con más de 84 mil votos.
Seguimos pensando que Morena se la va a jugar con Carmen Lilia Canturosas para la presidencia municipal y que otro miembro del clan familiar figure en la fórmula podría tener un efecto contraproducente, porque terminaría por fracturar al morenismo, que en las últimas semanas se ha esforzado por conseguir la unidad. No sería recomendable darle todo a una fracción, en perjuicio de los otros grupos.

El registro de aspirantes a candidatos a diputados federales por Morena atrajo a una decena de nombres, ¡pero ojo!, eso no significa que de entre los registrados surja el candidato, porque Morena tiene destinado el 30 por ciento de las candidaturas para externos. Eso paso, al menos, en el 2018, cuando se postuló a Ramón Garza Barrios, en calidad de externo. En pocas palabras, el candidato bien puede ser alguien no registrado ante Morena.
No solo se habló del registro de CRR, también se mencionó el nombre de otros dos ex alcaldes: Ramón Garza Barrios y hasta el de Daniel Peña Treviño, pero todo fue rumorología. En el caso de este último, creemos que tiene la camiseta del PRI bien puesta, aunque es indudable que a Morena su suma le caería como anillo al dedo.
Cuando se mencionó a CCR, también se citó el nombre de la ex alcaldesa de Guerrero, Olga Juliana Elizondo Guerra, quien en el 2018 ganó la diputación federal por el distrito 2, postulada por el Partido Encuentro Social, en alianza con el PT y Morena.

Olga Juliana puede buscar la reelección, pero por el PES, no por Morena, así que la supuesta lista de candidatos de Morena a la diputación federal hay que tomarla con reservas. Ni están todos los que pueden ser ni pueden ser todos los que están. Eso sí, ¡que ruido se hizo!

Notas relacionadas...