COLUMNAS

¿Tercero en discordia? -La unidad imposible -Ojeda no firmó pacto de unidad Tiempo de opinar Raúl Hernández Moreno

Arrancaron las precampañas de diputado federal y en Nuevo Laredo ningún militante de de los 10 partidos con registro alzo la mano para decir que quiere ser candidato.
El 2 de enero arrancan las precampañas de presidente municipal y de diputados locales y lo más seguro es que tampoco nadie alce la mano.
Y es que las pre-campañas están muy acotadas, con un tope de gastos muy limitado –286,466 pesos- y encima la propaganda que se realice es exclusiva para militantes y simpatizantes. Es cierto que en el pasado algún aspirante se las ha ingeniado para colocar espectaculares y en la parte baja, con letras diminutas que solo se pueden leer tomando una foto a la imagen, contiene la leyenda: propaganda dirigida a militantes y simpatizantes de equis partido. El problema es que cuando uno termina de leer la leyenda, ya nos echamos todo el contenido del anuncio y hasta ese momento nos damos cuenta que no debimos leerlo, porque era exclusivo para militantes y simpatizantes.
Ese tipo de chapuzas se deben evitar. Los partidos están temerosos de la reacción del INE y de los organismos locales electorales, así como de los tribunales electorales estatales y federales. Y es que los partidos opositores creen que el TRIFE es un órgano de consigna al servicio de Morena y Morena cree que en los estados gobernados por PAN, PRI, PRD y MC, los tribunales estatales están al servicio del partido en el poder. Ahora todos se van a cuidar y más sabiendo que el INE esta monitoreando las redes sociales, por eso todos los aspirantes ya quitaron sus espacios pagadosm sobre todo en facebook, no quieren que se los contabilicen en sus gastos y se les caiga la candidatura.
Si a todo lo anterior se añaden los efectos nocivos de la crisis sanitaria se explica porque los partidos no hacen uso de las precampañas. Eso sí, hasta antes del 23 de diciembre había casi una decena de aspirantes a candidatos recorriendo el territorio, entregando apoyos sociales, teniendo reuniones con grupos de algunas decenas de ciudadanos, con la esperanza de mejor su posicionamiento y que se les escoja como candidatos, pero ya se sabe que para ser candidato no es requisito obligatorio ser el mejor posicionado, sino tener los apoyos del o los que deciden. Lo de la falta de posicionamiento se puede sustituir con una campaña intensa.
A estas alturas todo indica que ni el PAN ni en Morena esta nada definido y que los seis que se mencionan, tres por partido, tienen las mismas posibilidades de ser elegidos. Están Félix El Moyo García, Imelda Sanmiguel y Salvador Rosas por el PAN y Rogelio Soto, Carmen Lilia Canturosas y Sergio Ojeda por Morena. Resulta curioso que tanto en el PAN como en Morena están enfrentados entre sí los dos punteros y bien puede optarse por un tercero en discordia, entrando Imelda Sanmiguel y Rogelio Soto. O alguien más. La posibilidad existe.
Eso sí, a los partidos nacionales les interesa más lo que pase con las diputaciones federales. Ahí se juega el destino de la nación. Morena quiere seguir teniendo el control de la Cámara de Diputados y la oposición busca arrebatarle el control para ser un contrapeso del Ejecutivo. La moneda está en el aire.
Y en medio de todo esto, en Morena el martes último se firmó un pacto de unidad entre diversos actores políticos, y del cual se excluyó al regidor Sergio Ojeda y Gastón Herrera.
En cambio si lo firmaron Carmen Lilia Canturosas, Rogelio Soto, Heriberto Cantú, Carlos Cabeza, César Campos, Ramón Garza Barrios, Damián Soto, Estela Ramos, entre otros.
Al día siguiente se volvieron a reunir los morenistas en la casa de la familia Chavira para tener una posada y de nuevo no participó Ojeda y eso que hace menos de dos semanas nos presumieron la foto de la unidad, que fue de a mentiritas.
Días antes aparecieron por diversos rumbos bardas pintadas con la leyenda “Nuevo Laredo la fuerza de las mujeres”, seguido del logotipo de Morena que habría ordenado la diputada Carmen Lilia Canturosas.

Notas relacionadas...