COLUMNAS

"Confidencial” Despropósitos en la tribuna. No se miden.

Por: rogelio rodríguez mendoza "confidencial”

**** Despropósitos en la tribuna. No se miden. Algunos diputados locales no se miden a la hora de usar la tribuna legislativa. Sus pronunciamientos son tan fuera de la realidad, que pareciera que no saben lo que van a leer hasta que ya lo están leyendo. Es el caso de la morenista, Guillermina Medina Reyes, quien en la sesión plenaria del pasado miércoles, responsabilizó al Gobierno del Estado ¡¡¡por los suicidios ocurridos durante la contingencia por la pandemia!! Según su dicho, las 47 personas que decidieron quitarse la vida en abril pasado, lo hicieron porque el Gobierno local no ha autorizado la reactivación de los comercios y las actividades en general. “Son personas que se suicidaron por no tener que comer ya que el Gobierno nos los dejó trabajar a causa de la pandemia”, sostuvo. Y fue más allá cuando sostuvo que lo único que busca la autoridad estatal al prolongar el semáforo rojo por el covid-19, es provocar pánico entre la sociedad. Fue tan grande el despropósito de su posicionamiento, que no hubo alguien que la rebatiera. “¡Bendito Dios!”, expresó el presidente de la mesa directiva, Arturo Soto Alemán, cuando la legisladora de Morena bajó de la tribuna.

**** Quejoso. Otro morenista, Rigoberto Ramos Ordóñez, usó la tribuna legislativa para quejarse del presunto hostigamiento que sufre por parte del Ietam. El empresario reynosense asegura que el árbitro electoral le está inventando cargos para iniciarle procedimientos sancionadores, vulnerándole con ello sus derechos constitucionales y legales. Se dice víctima de una campaña de difamación, arbitrariedades y violaciones a sus derechos, por parte del Ietam, quien trata de amedrentarlo. La realidad es que el empresario aprovecha la situación para ganar simpatías ciudadanas. Para nadie es desconocido que el hombre busca ser el candidato de Morena a la alcaldía de Reynosa. Funda sus aspiraciones en el poder económico de que dice gozar. “El dinero no es el problema” sostiene el morenista. A propósito, ante las quejas de Ramos, el panista Alberto Garza Faz, le aclaró que no es el único que enfrenta denuncias ante el IETAM. “Somos varios diputados y alcaldes los que también enfrentamos denuncias. No es usted el único”, le dijo, como pidiéndole que no se hiciera el mártir.

**** El pretexto del ITAIT. En el Instituto de Transparencia y Acceso a la Información Pública de Tamaulipas (Itait) agarraron como pretexto el tema de la pandemia del covid-19, para cerrar el changarro e irse de vacaciones. Mientras otros entes autónomos, como la Comisión Estatal de Derechos Humanos (Codhet), siguen operando, el organismo encargado de garantizar la transparencia y el derecho a la información pública simplemente dejo de cumplir con su tarea. El hecho es criticable por varias razones. Para empezar los Comisionados no ganan cualquier cosa de sueldo. Su percepción debe andar rondando los 150 mil pesos mensuales. Por otra parte, la operatividad del Instituto muy bien podría mantenerse porque el inmueble que lo alberga es muy grande, y más si lo hiciera dividiendo en turnos al personal, como lo han hecho otras instancias públicas. El problema es que no hay voluntad para ello por parte del comisionado presidente, Humberto Rangel Vallejo. El empeño en el trabajo no ha sido nunca una virtud del empresario matamorense. Cuando era diputado destacó precisamente por ser uno de los más faltistas de la legislatura.

**** Rebelión de litigantes. La paralización del sistema de impartición de justicia comienza a desesperar al foro litigante de Tamaulipas. Este jueves un grupo de abogados acudió a la sede del Poder Judicial para entregarle un escrito al magistrado presidente, Horacio Ortiz Renan, demandándole la reactivación de las tareas jurisdiccionales. Los abogados andan desesperados porque la inactividad de los juzgados los ha dejado sin ingresos económicos. El mismo sentir se da entre los litigantes de todo el Estado. De hecho, en ciudades del sur del Estado ya andan planeando protestas más enérgicas. El tema no es fácil para el Pleno del Supremo Tribunal de Justicia, para el Consejo de la Judicatura y para su Presidente. No parece haber otra salida que adelantar la reapertura de los órganos jurisdiccionales. Así andan las cosas.

Notas relacionadas...