jue. May 23rd, 2019

Síntesis de Tamaulipas

Portal de Noticias

MIEDO

4 min read

CENA DE NEGROS

Por: Marco A. Vázquez

Hace unos nueve o diez años quien era alcalde de Ciudad Victoria apareció en una encuesta como el mejor en todo el país, luego de ese ejemplo otros alcaldes y alcaldesas en municipios de Tamaulipas pagaron encuestas a la misma empresa, u a otras que para ellos era lo mismo, y así presumieron ser los mejores en México, en el planeta o en el universo de acuerdo a sus presupuestos.

La realidad, socarrona como es, le mostró a ese ex alcalde de Victoria que nadie lo quería por las condiciones en que dejo la capital, llena de baches, entre la basura, sin obra pública y con sus hijos, familiares y amigos causando destrozos por la ciudad, tumbando postes porque manejaban borrachos, entre otras cosas.

La situación de los otros ex alcaldes de municipios de Tamaulipas entre los que puede contar a unos ex de Nuevo Laredo, a otras de Matamoros y Tampico, no fue muy diferente, mientras los pueblos que les confiaban los presupuestos se caían a pedazos ellos presumían papelitos de empresas chafas para decirle a la gente que eran los mejores del universo para manejar el presupuesto.

Hasta nuestros días muchos presidentes municipales siguen cayendo en la tentación de difundir esa clase de “encuestas”, presuntos estudios que los hacen los mejores del planeta y han llegado a la estupidez de hacerse pasar por decentes vía estos presuntos instrumentos, como si la honestidad fuera un acto de percepción ciudadana, peor aún, como si ser el mejor dependiera de lo que dicen sus amigos o, todavía más infame, creen que pagando con dinero de los ciudadanos a empresas chafas ellos ya son ejemplo nacional.

Viene el largo preámbulo para hablar de la Encuesta Nacional sobre Percepción Ciudadana sobre Seguridad Pública realizada por el INEGI, en Tamaulipas hay buenas y malas noticias, la buena es que Reynosa dejó de ocupar el primer lugar nacional como la ciudad donde la gente siente más miedo y bajó al cuarto, la mala es que esta percepción de inseguridad creció en Nuevo Laredo y en Tampico, con todo y que se puede considerar que están a la par o más abajo en relación al resto de las ciudades del país que se analizaron es un hecho que hay que atender eso que dice la gente.

A la encuesta realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, el NEGI, hay que darle toda la seriedad que merece,  es decir, es un hecho que de esa forma se siente la gente pero no refleja la realidad de lo que padecemos o avanzamos en el Estado.

Mire, datos más precisos los tiene el Secretariado Ejecutivo del Consejo Nacional de Seguridad Pública que depende del gobierno federal y del mismo se desprende que los delitos de alto impacto como el robo de vehículos, los asaltos, secuestros, y homicidios dolosos disminuyeron en los últimos meses, no como quisiéramos, eso es otro hecho, pero muestran datos más favorables.

Es, en ese sentido, que la encuesta sobre percepción ciudadana en materia de seguridad, aunque nada halagadores, tiene otros números en Reynosa, pero no reflejan el miedo que aumentó en Tampico o Nuevo Laredo.

Ahora, al final del día sigue siendo bueno que nuestros ciudadanos expresen como se sienten porque eso obligará al gobierno federal, al estatal y los municipios a seguirse coordinando para que vayan disminuyendo los delitos y para que por fin se perciba esa mejora.

Con todo y lo expuesto, hay que dejar claro que la seguridad pública tampoco es un asunto de encuestas ni de percepción, los números son más fríos y son los que debemos atender.

Vaya, el objetivo se trata de que los datos del Secretariado Ejecutivo del Consejo Nacional de Seguridad Pública los perciba como ciertos el ciudadano, es decir, que las encuestas, la percepción en lo que se mejora y se empeora,  vayan a la par con los hechos.

Bien por el Inegi, bien por el Secretariado Ejecutivo del Consejo Nacional de Seguridad Pública, lo que sigue es que los ciudadanos le mostremos a ambos la razón de nuestro miedo, de los números que dan ellos y que presumimos nosotros pero, más que eso, que siga la seriedad en esa clase de estudios, que los realicen organismos confiables y no se vaya a caer en la tentación de ser buenos o malos de acuerdo a encuestas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *