lun. May 20th, 2019

Síntesis de Tamaulipas

Portal de Noticias

BODEGAS Y RESIDENCIAS

6 min read

EL FRANCOTIRADOR

Por: Óscar Jiménez

Las auditorías al gobierno municipal de Tampico que comprendió el período legal 2016-2018, están arrojando líneas de investigación que ya ejecuta la autoridad de procuración de justicia en Tamaulipas.

Quien presidió ese gobierno tampiqueño fue la maestra Magdalena Peraza Guerra quien junto con Juan Berrios (poderoso director de servicios públicos en ese ayuntamiento) y Edgar Ánimas (también poderoso tesorero del mismo gobierno) están siendo investigados.

Se habla de que presuntamente se desviaron dineros públicos para acciones que no estaban contempladas, además que aparentemente cobraron indebidamente sueldos presuntamente adulterando la nómina.

Pero se contemplan más investigaciones sobre otros presuntos delitos patrimoniales. Por ejemplo, que se cobraron impuestos sobre la renta a dos regidores que no estaban de acuerdo con el actuar de la

presidenta municipal Magdalena Peraza, pero que no se pagaron a la secretaría de hacienda, por lo que esas dos ahora exregidoras en estos instantes tienen problemas fiscales porque adeudan poco más de 50 mil pesos, aún y cuando dicen que en sus recibos se especifica que sí les descontaron el ISR.

Por ello en este momento también se abrió una línea de investigación en contra de José Luis Ornelas, que es precandidato de MORENA a la diputación local por el distrito XXI con cabecera en el municipio de Tampico.

José Luis Ornelas Aguilar es precandidato externo y forma parte de la propuesta de MORENA para elegir candidato a diputado local. Son 4 los precandidatos en el distrito mencionado.

Se involucra al ahora precandidato de MORENA en un presunto desfalco por el orden de los 60 millones de pesos, dinero público que se desvió, y que venía etiquetado a través del programa federal llamado FORTAMUN (Fortalecimiento a los Municipios).

Incluso esto se hizo abiertamente. En sesión de cabildo de aquel gobierno se votó y se aprobó con la mayoría de los regidores

tricolores que el dinero fuera dedicado a otras cosas sin que se haya acreditado el destino.

Para todo lo anterior se espera se giren órdenes de comparecencia para que los señalados puedan rendir su declaración conforme a la ley.

Además, hay que decir que en boca de la voz popular hay “leyendas urbanas” que involucran sobre todo a Juan Berrios, Edgar Ánimas y Magdalena Peraza Guerra.

Por ejemplo. Que Juan Berrios, siendo director de servicios públicos del ayuntamiento de Magdalena Peraza tenía la concesión de paseo en lancha en la Laguna del carpintero (no en el canal de la cortadura) y que manejaba ese negocio un cuñado suyo de nombre Andrés.

Y que aún en este momento Juan Berrios tiene una hermana que trabaja para el ayuntamiento de Tampico en el área de limpieza.

Aparentemente el nombre de la hermana del ex director de servicios públicos en Tampico es María de los Ángeles Berrios García, aunque al parecer su único pecado es tener de hermano al ex funcionario público.

Sin embargo, sale a relucir que otra hermana del ex director de servicios públicos era quien le hacía los tamales para todas las fiestas que organizaba en las colonias la entonces presidenta municipal Magdalena Peraza.

De ese tamaño era el acercamiento existente entre la entonces alcaldesa priísta y su director de servicios públicos municipales.

Pero también del extesorero se cuentan leyendas urbanas. De Edgar Ánimas se apunta que presuntamente se compró una residencia en la zona de la playa de Miramar.

Y que una pariente muy cercana del extesorero salió liquidada con 600 mil pesos cuando cambió constitucionalmente de manos el ayuntamiento de Tampico. A muchos esa cantidad les pareció exagerada.

Pero si hablamos de residencias la voz popular cuenta que Juan Berrios, ex director de servicios públicos en Tampico presuntamente compró 4 residencias (una de ellas en la playa Miramar y una por la plaza de la Colonia Tolteca).

Sin embargo, ahí no paran las historias. Se cuenta una más, que tiene que ver con las cosas donadas por la ciudadanía para los damnificados del terremoto de septiembre de 2017.

Se dice que alquilaron un tráiler para llevar lo donado a la ciudad de México para que allá fuera entregada esa mercancía a las personas que lo necesitaban.

Pero que el tráiler no se fue lleno, que fueron mentiras que ya no había espacio para llevar más cosas. Y con el paso de las semanas se fueron descubriendo bodegas en donde esas mercancías donadas estaban guardadas. ¿Para qué? ¡Nadie lo sabe! Pero no fue para ayudar a personas damnificadas.

De hecho, este columnista platicó con una persona que trabajó con Juan Berrios, y me llevó a 3 presuntas bodegas en donde guardaron todo tipo de cosas.

Bodegas, que me aclararon no eran propiedad del entonces director de servicios públicos. Que fueron prestadas y que ahí llevaban cosas a guardar.

Presuntamente guardaban lavadoras, estufas, refrigeradores, lámparas, vitropiso, ropa, pañales, entre otras cosas donadas

para los damnificados del terremoto del 2017 o regaladas por ricos simpatizantes de la maestra Magdalena.

Así acudimos a 2 bodegas en la Isleta Pérez y otra ubicada más allá del Moralillo, Veracruz. No pudimos entrar porque se encontraban cerradas, pero el informante que nos llevó aseguró que él mismo acudió a esos lugares a llevar cosas y una persona más juró haberse metido por cosas a la bodega en suelo veracruzano.

Aunque hay que aclarar que nunca se nos habló del involucramiento de los dueños de esas bodegas (que por cierto no dijeron sus nombres), sino que señalaban sobre todo al ex director de servicios públicos municipales Juan Berrios como quien daba las órdenes de guardar las cosas para otros proyectos.

Por eso creo que la autoridad de procuración de justicia de Tamaulipas debe investigar, para saber si en esos lugares todavía hay cosas que se guardaron y ver si se compraron o no con dinero público, o si fueron donados al ayuntamiento para su política social y manos extrañas pudieron haberlas guardado para proyectos personales.

Una de las últimas anécdotas políticas que se cuentan de Magdalena Peraza Guerra la pinta de cuerpo entero.

Al platicar este columnista con una persona que fue empleada del ayuntamiento tampiqueño sobre la expresidenta municipal del puerto jaibo me dijo que:

Estando en proceso las campañas electorales en el 2018 de las elecciones concurrentes, se acercó a la presidenta municipal Magdalena Peraza y le dijo; Maestra, Elvia (Holguera Altamirano, candidata PRI a diputada federal 8vo Distrito) no hace clic con la gente…no la quieren…hay que ayudarla maestra porque va a perder. A lo que de inmediato y sin hacer pausa alguna Magdalena Peraza Guerra respondió ¡tú preocúpate por mi! ¡Elvia que se cuide sola!

Finalmente, Elvia Holguera Altamirano perdería en las urnas. Y aunque también perdió la maestra Peraza Guerra, esta última siempre se mantuvo con la esperanza de “arreglar” su proyecto personal.

Y para finalizar les digo que ya en la salida de su gobierno, Magdalena Peraza Guerra castigó a los empleados rebeldes de su ayuntamiento. No les dio el bono de salida

que sí otorgó a sus consentidos a costa del presupuesto público de Tampico y que presuntamente le costó al erario muchos miles de pesos.

MAQUIAVELITO

…”Ya basta de estar satanizando disidentes, de señalar nuevos villanos favoritos todas las mañanas, de amenazar a quien no quiere hacer lo que yo digo, de querer gobernar por decreto sin hacer cosas solo diciendo porque yo digo. ¡La economía no obedece a caprichos! (Manuel Clouthier).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *